Otra opción que se puede utilizar, sobre todo si vas a ofrecer un montón de fotografías es hacer thumbnails (o fotos en miniatura) que enlazan con las versiones normales de la imagen. Supongamos que quiero ofrecer tres fotografías de, digamos tres de mis coches (qué más quisiera yo).


Haz clic en la miniatura para ver una imagen mayor

Lo primero que necesitas hacer es arrancar tu editor de imágenes y hacer versiones más pequeñas de las que necesites. También ayudará el hecho de reducir la profundidad del color. Este punto es muy importante. He visto a mucha gente intentando hacer una miniatura, por el simple procedimiento de reducir las dimensiones de la sentencia <IMG>. Lo único que hace esto es empaquetar la misma foto en un espacio más pequeño. Lo que necesitas es crear una copia menor de la imagen y usarla como enlace a la imagen original.

Como la mejor forma de aprender es practicar, hagamos una. Creo que utilizaremos el Corvette (es decir, el coche azul, por si hay algún ignorante que no lo sepa). Coloca la imagen original y la imagen pequeña en tu carpeta de trabajo. Una vez más, haz clic con el botón derecho y Guardar imagen como.

Empieza con tu sentencia <IMG>.

<BODY>
<IMG SRC="car1-sm.gif" WIDTH=90 HEIGHT=62>
</BODY>



Añade las sentencias <A>.

<BODY>
<A><IMG SRC="car1-sm.gif" WIDTH=90 HEIGHT=62></A>
</BODY>



Y la URL de la fotografía original, y ¡bingo, ya lo tienes!

<BODY>
<A HREF="car1.jpg"><IMG SRC="car1-sm.gif" WIDTH=90 HEIGHT=62></A>
</BODY>



Si quieres puedes eliminar el borde azul. Pero quizás quieras mantenerlo para que tus visitantes sepan que se trata de un enlace. Es tu elección.

<BODY>
<A HREF="car1.jpg"><IMG SRC="car1-sm.gif" WIDTH=90 HEIGHT=62 BORDER=0></A>
</BODY>


Un programa fantástico para hacer esto es ThumbsPlus.